Como Vestir en una Boda

Lunes, 15 Septiembre   

Aunque en moda hay mil temas sobre los que charlar y debatir, parece que en estas fechas, hay un tema sobre el que la mayoría de las clientas piden consejo, quizá por lo que tiene de excepcional y porque suele ir unido a un ritual y unos códigos que pueden ser más o menos estrictos, pero que casi siempre nos traen de cabeza: Las bodas y sus complicaciones.

Podemos empezar con el más directamente relacionado con la moda. La típica frase tan oída de ¿Cómo deben vestir los invitados? Hay que tener en cuenta que todos estos consejos, van dirigidos a quien quiera seguirlos, es decir hablamos de una ortodoxia, costumbre, tradición, si tu estilo es el de ir a tu aire, y pasar de tradiciones, pues perfecto. Para los que se preocupan de seguir los cánones, ahí va eso: Quizá el punto más básico es averiguar cómo va vestida la novia, si es una boda formal, y la novia asiste con el traje clásico largo y blanco, ella es la que impondrá la tendencia a seguir, y después de ella, la madrina, que es el invitado con preferencia para elegir vestuario y al que hay que intentar no restar protagonismo. Si la madrina decide vestirse de una manera sencilla e informal, sin tocado, no procede que las demás invitadas se vistan como para una boda de gala. La norma básica cuando hay dudas es la discreción. Es una norma aceptada que la madre de la novia se ponga de acuerdo con la madrina en cuanto a cómo van a ir vestidas, siempre en una posición de aceptación por parte de la primera respecto de la segunda.

En primer lugar, los escotes exagerados no se consideran adecuados para una ceremonia religiosa. El color blanco está prohibido, sobre todo si el conjunto es monocolor, se considera que podría competir con el de la novia y es una norma de cortesía elemental evitarlo. Tampoco se considera adecuado vestir totalmente de negro, que es un color relacionado con el luto y más bien de fiesta, sí se puede combinar con otro color.