El Vestido de Novia

Lunes, 15 Septiembre   

Otro de los elementos bastante tradicionales es el vestido. El vestido y el velo
casi siempre es de color blanco. ¿Por qué?. Durante siglos, el blanco ha sido el
símbolo de la pureza y la virginidad, pero en la antigua Roma era el amarillo el
color socialmente aceptado para la indumentaria nupcial de una joven, y un velo de
un amarillo intenso, el flammeum, cubría su rostro.
De hecho, el velo nupcial, largo hasta los pies, se impuso al traje de novia durante
siglos, y, a su vez, el velo facial acabó por imponerse al primero.
Los historiadores de la moda aseguran que el velo facial fue, estrictamente,
invención del varón, y uno de los dispositivos más antiguos destinados a mantener a
las mujeres, casadas o solteras, en una categoría humilde y servil, además de
ocultarlas a las miradas de los demás hombres.
Aunque el velo, en diversos períodos a lo largo de su prolongada historia, sirvió
también como símbolo de elegancia y de intriga, de modestia y de luto, es un
artículo de la indumentaria femenina que seguramente las mujeres jamás hubieran
creado para sí mismas.
Con un origen oriental que se remonta al menos a 4.000 años, los velos los llevaron
durante toda su vida las mujeres solteras como señal de modestia, y las casadas como
signo de sumisión a sus esposos.
En los países musulmanes, a la mujer se le exigía taparse la cabeza y parte del
rostro cada vez que salía de su casa.